El trasfondo de la pugna por la Fundación Acosta Bendek


Barranquilla, 1 jul. Un nuevo capítulo se abrió esta semana en la pugna por el control de la Fundación Acosta Bendek, tras la solicitud de audiencia de imputación de cargos y medida de aseguramiento contra 6 directivos de la Universidad Metropolitana por parte de la Fiscalía General de la Nación.

El ente investigador pretende acusar a los señores Luis Fernando Acosta Osío (Cónsul de Polonia y miembro de la Junta Directiva de la CRA), Juan José Acosta Osío (actual rector del alma mater), Eduardo Acosta Bendek, María Cecilia Acosta Moreno, Alberto Acosta Pérez y Gina Díaz de Acosta por las presuntas irregularidades cometidas al momento de hacerse con el control de la Fundación Acosta Bendek, la Universidad Metropolitana y la Fundación Hospital Universitario Metropolitano.

Tal como lo dio a conocer El Planeta, la Fiscalía les formularia cargos por los delitos de fraude procesal, falsedad ideológica en documento privado y obtención de documento público falso.

Puede Interesarle: Fiscalía solicita medida de aseguramiento contra directivos de la Universidad Metropolitana.

El trasfondo de la pugna por la Fundación Acosta Bendek

El cambio de rector de la Universidad Metropolitana el 1 Julio de 2016, abrió una pugna por uno de los activos más importantes del fallecido exsenador Gabriel Acosta Bendek: La Fundación Acosta Bendek.

El trasfondo del pleito por la Fundación radica en que permite controlar las dos joyas más preciadas de la misma: la Universidad Metropolitana y la Fundación Hospital Universitario Metropolitano. Sin contar que esta incluye también a la emisora La Voz de la Costa.

El Planeta conoció los dos procesos en que se desvirtuó la fidelidad del acta que dio origen a la nueva disputa y que, además, confirman el litigio corporativo que complementa el proceso penal surgido con la denuncia por los presuntos delitos de fraude procesal, falsedad ideológica en documento privado y obtención de documento público falso.

¿Por qué el desacuerdo?

La designación de Alberto Acosta al máximo puesto de la Metropolitana, fue el detonante de una lucha por el control de la Fundación Acosta Bendek.

Su predecesor, Carlos Jaller, había recibido la rectoría en 2014 en reemplazó a Eduardo Acosta Bendek, que renunció “tras su larga trayectoria, por motivos de salud”.

Lo que no está claro es cómo llegaron Acosta Pérez y Juan José Acosta Osío a la rectoría. Una de las fuentes explicó que los esposos Jaller Acosta, en su momento alegaron que hubo una violación a los Estatutos y al debido protocolo y que su salida no fue establecida en una reunión del consejo directivo de la universidad.

Reforma de la Fundación

Tal como lo conto este medio de comunicación, el nombramiento de Alberto Acosta Pérez fue posible, de acuerdo con el expediente, luego de una reunión de “fundadores” de la Fundación Acosta Bendek que no existió.

De acuerdo con el acta 001 del 5 de mayo de 2015, ese día se reunieron Eduardo (94 años), Jacobo y Alfonso Acosta Bendek (fallecido), resultando elegido presidente el primero. En esa cita se estableció destituir a Ivonne Acosta Acero, sacándola de esta manera de la fundación, y que Alberto Acosta tomara su lugar en la presidencia de la misma. Con el nombramiento, y teniendo en cuenta su facultad discrecional como “Presidente” de la Fundación para nombrar 3 miembros, Acosta Pérez removió las fichas en el consejo directivo de la universidad, y delegó a Luis Fernando Acosta OsíoMaría Cecilia Acosta Moreno como representantes de la fundación ante el consejo directivo de la institución Universitaria.

Estructurado un nuevo consejo directivo de la Universidad, este se reunió y mediante el acta 112 del 1ro. de julio de 2016, nombró como rector de la Institución a Acosta Pérez. Siendo ese el mismo consejo directivo que nombro recientemente a Juan José Acosta Osío como actual rector.

Y es que estos movimientos son los que dieron origen a la denuncia penal, por la que hoy, la Fiscalía General como ente acusador busca imputar a los 6 directivos del alma mater.

Puede interesarle: Revelan audios de presuntos implicados en mercado negro de cupos en la Universidad Metropolitana

Los recursos de impugnación por parte de los esposos Jaller Acosta no se hicieron esperar, estos fueron interpuestos entre el 6 y 7 de Julio de 2016, ante la Cámara de Comercio de Barranquilla y posteriormente ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

​Ivonne Acosta en su momento alegó que sus tíos “no ostentan la calidad de miembros fundadores, toda vez que desde” la constitución de la entidad “es claro que solo fueron dos las personas fundadoras”.

SIC revoca actos que reformaron la Fundación Acosta Bendek

Resolución 71632 de 2016, expedida por la SIC, está resolvió anular los actos que modificaron el estatuto y la junta directiva de la Fundación.

El exparlamentario y su primera esposa, Sofía Acero de Acosta –madre de Ivonne–, crearon la Fundación Acosta Bendek, en cuyos registros quedaron consignados como únicos fundadores.

Al momento de efectuarse los actos, en la Cámara de Comercio de Barranquilla había un certificado de existencia y representación del 2 de diciembre de 1999, expedido por la Gobernación del Atlántico.

Según el documento, Gabriel Acosta era el representante legal de la fundación y presidente de la junta. De suplente fue designada Sofía Acero, su primera esposa. Tras morir Acero en 1995, su hija Ivonne Acosta Acero asumió en 2008 la vicepresidencia, puesto que ocupó hasta el momento de las reformas.

Con el proceso en sus manos mediante la Resolución 71632 de 2016, expedida por la SIC, está resolvió anular los actos que modificaron el estatuto y la junta directiva de la Fundación, y ratificó como representante legal y presidente a la señora Ivonne Acosta Acero.

La SIC advirtió que no existía “claridad respecto del órgano que se reunió el 5 de mayo de 2016, y si este era el competente para adoptar las decisiones inscritas”.

Por eso ordeno “Revocar los actos administrativos correspondientes a la inscripción de la reforma estatutaria, del nombramiento de Junta Directiva y la designación del presidente y vicepresidente de la Fundación, los cuales constan en el Acta de Asamblea Extraordinaria No. 001 del 5 de mayo de 2016”, indica la resolución proferida el 24 de octubre de 2016.

La pugna llega al Consejo de Estado

Tras la decisión de la SIC de anular los actos que modificaron el estatuto y la junta directiva de la Fundación. Luis Fernando Acosta Osío, resolvió tutelar los derechos al debido proceso, la defensa e igualdad ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, “consideró vulnerados tales derechos” por parte de la resolución 71632 de 2016, alegando que esta causaba un daño “irremediable” a la fundación.

En Noviembre 2016, Tribunal Administrativo de Cundinamarca, decidió tutelar los derechos invocados por Acosta Osío, suspendiendo los efectos de la decisión de la SIC.  Fallo que fue impugnado por la hija del exsenador, Ivonne Acosta de Jaller.

El 14 de febrero de 2017, el Consejo de Estado declaró improcedente la tutela porque, para cuestionar la legalidad de la decisión de la SIC, Acosta Osío debió solicitar la nulidad y el restablecimiento del derecho como medio de control y, dentro de este, la adopción de medidas cautelares.

Lea también: Fallos judiciales modificarían dirección de la Universidad Metropolitana

Fallo proferido por el Consejo de Estado en que ratificó el direccionamiento de la fundación en manos de Acosta Acero.

Así mismo el Consejo de Estado advirtió que, contrario a lo que el demandante alegó, el fallo de la SIC tampoco causaba un daño “irremediable” a la Fundación al revocar el nombramiento de la nueva junta.

Ya que esta “No quedaría sin órgano de administración, por el contrario continua vigente la última registrada y reconocida por la Cámara de Comercio de Barranquilla”, aclara el Consejo de Estado.

Esa junta directiva era la conformada por Gabriel Acosta Bendek, Ivonne Acosta de Jaller, su esposo Carlos Jaller y su hermano Alberto Enrique Acosta Pérez.

Este fallo ratificó el direccionamiento de la fundación en manos de Acosta Acero, lo cual le permitiría obtener la facultad para tomar decisiones sobre la Universidad Metropolitana y el Hospital Metropolitano, una vez el Ministerio de Educación y la Gobernación del Atlántico reconozcan las decisiones judiciales.