Actualidad

Jóvenes venezolanos se alimentan de la basura de un hotel


Unos 8 jóvenes están a las afueras de un hotel 5 estrellas al este de Caracas, pero no para ingresar y hospedarse, sino para revisar las bolsas negras de basura que todas las noches el personal del establecimiento saca a la calle y que serán recogidas luego por la ruta del camión recolector. Sin embargo una vez colocadas sobre la acera, estos jóvenes se dividen en dos grupos para revisar y “cenar”.
La escena de personas revisando, en prácticamente cualquier esquina de Caracas, las bolsas de basura se ha vuelto cotidiana, no importa si los desperdicios vienen de un edificio residencial,de un comercio o de un restaurante, todas son escarbadas para rescatar algo de alimento que les sacie el hambre.
“Te voy a ser sincero, los primeros días uno si se las ve rudo porque a uno le da malestar en el estómago, pero ya tu sabes que eso es rutina de calle, así como da, así se te pasa y ya te queda es la costumbre”, así lo explica Edwin al preguntarle si no se ha enfermado por comer de la basura, él es uno de los jóvenes frente al hotel donde esa noche encontró “arroz con pollo” para cenar. Otro de sus compañeros además agrega que en las mañanas van por desayuno a otros establecimientos igual que por el almuerzo y para lo noche al hotel. “La policía solo nos pide que no rompamos la bolsa, se revisa ordenado, se amarra otra vez y no nos molestan”.
Al lado a escasos metros están Carlos y Roberto con sonrisas en el rostro porque encontraron sopa, pasta, carne y huesos de pollo en las bolsas. “las sobras de las personas para sobrevivir, algo para cenar, a veces voy a varias panaderías que también sacan la basura, (…) tengo una hija, y esta es la única manera para sobrevivir”.
 De este a oeste
Por la candelaria, una zona más cerca del centro de la capital venezolana la escena se repite, allí está una pareja, ella dice ser estudiante de enfermería, pero igual cuando el hambre llega y no tiene que comer recurre a la basura. “Me he conseguido, arroz, leche, pasta, pollo bueno, no malo”. A su lado está Juan de 42 años que asegura que cualquier cosa que consiga es bueno, “le salva el rato a uno, a veces consigues pan, queso, jamón, lo que salga ahí, que uno pueda comer, uno come”, afirmó.
En el proceso de recolección, hoy en día hay más trabajo, ya no es sólo montar la bolsa en el camión y completar la ruta, ahora estos trabajadores deben recoger con palas el desorden que en cada esquina se genera tras la revisión de los desechos. Uno de los conductores dijo que antes las bolsas se mantenían cerradas pero ahora no, “estamos hablando para que de los edificios no saquen la basura, sino que esperen que el camión llegue al portón y echar de una vez la basura ahí”, acotó.


Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/rhyl17b135bm/public_html/wp-includes/functions.php on line 4755