Mundo

China impone nueva ley de seguridad en Hong Kong

La ley sobre seguridad nacional impuesta por China en Hong Kong otorga al poder central poderes judiciales sin precedentes en la excolonia británica.

De hecho este miércoles la policía realizó los primeros arrestos en el marco de esta nueva ley.

El texto, promulgado el martes, es considerado por sus detractores como el ataque más grave a las libertades de la «región administrativa especial» desde su devolución a China en 1997.

Ha sido adoptado en reacción a las masivas manifestaciones contra la influencia de Pekín que sacudieron el año pasado el territorio autónomo.

Cadena perpetua
La ley sobre la seguridad nacional, de 66 artículos, reprime cuatro tipo de crímenes: secesión, subversión, terrorismo y colusión con fuerzas exteriores y extranjeras.

Publicidad EL PLANETA

Los autores de infracciones graves se enfrentan a cadena perpetua o a penas de un mínimo de 10 años.
En el apartado de terrorismo, figuran delitos como el sabotaje de los medios de transporte. Durante las manifestaciones del año pasado, los participantes atacaron varias veces el metro de Hong Kong.

En la categoría «colusión con el extranjero», serán castigados los actos «de incitación al odio hacia el gobierno de Hong Kong o de China» o «la manipulación o el sabotaje electoral».

Los condenados no podrán presentarse a elecciones ni ser empleados públicos.

Tribunales chinos competentes
El artículo 55 de la ley estipula que se pueden transmitir casos a la justicia en China continental, lo que abre una brecha en la independencia judicial de Hong Kong.

Se trata de aquellos que impliquen a «un país extranjero o elementos exteriores», una «situación grave» o una «amenaza mayor e inminente» para la seguridad del Estado.

La Corte Suprema china se encargará de designar el tribunal que juzgará dichos casos, aplicando el código de procedimiento penal chino.

El sistema judicial chino se caracteriza por tener una tasa de condenas de más del 99%.

Juicios a puerta cerrada 

En virtud del artículo 46, el gobierno hongkonés puede decretar procesos a puerta cerrada, de casos que involucren secretos de Estado. Serán juzgados por tres magistrados profesionales y sin jurado popular.

El jefe del Ejecutivo nombrará directamente a los jueces encargados de los casos de seguridad nacional.

Oficina de seguridad nacional 
Pekín podrá abrir en el territorio autónomo una «Oficina de defensa de la seguridad nacional» que dependerá directamente del gobierno central.

«El gobierno de Hong Kong no tiene competencia (sobre este organismo) ni sobre su personal en el ejercicio de sus funciones», estipula el artículo 60.

Su tarea consiste en «reunir y analizar inteligencia e informaciones» y «ocuparse» de las infracciones sobre seguridad nacional.

Vigilancia de ONG y medios

Los poderes públicos tomarán «las medidas necesarias para reforzar la supervisión […] de organizaciones no gubernamentales extranjeras o exteriores y órganos de información», precisa el artículo 54.

Aunque el artículo 4 garantiza «la libertad de expresión, de prensa, de publicación, de asociación, de reunión, de procesión y de manifestación».

Polémica por la ley
En virtud de un compromiso alcanzado por Reino Unido con China para la devolución de Hong Kong en 1997, la región gozaba de libertades civiles, así como una autonomía legislativa y judicial hasta 2047, en lo que se denominó «un país, dos sistemas».

China «prometió 50 años de libertad al pueblo de Hong Kong, y solo le dio 23», declaró el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, al tiempo que amenazó con nuevas represalias.

Más de dos docenas de países, incluido Reino Unido, Francia, Alemania y Japón, exhortaron a Pekín a reconsiderar la ley, declarando en un comunicado al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos que socava las libertades de la ciudad.

Pekín respondió a los países extranjeros que la nueva ley «no es asunto suyo», y la líder hongkonesa Carrie Lam calificó el texto como el «hecho más importante» desde la retrocesión a China.

Activistas convocaron a la población a desafiar la prohibición de protestas con manifestaciones. Las concentraciones de más de 50 personas están prohibidas en el marco de medidas contra el nuevo coronavirus.

Además, las autoridades prohibieron en esta ocasión por primera vez en 17 años la tradicional marcha por el aniversario de la retrocesión por primera vez en 17 años.

Muchos de los manifestantes que salieron a la calle de todos modos este miércoles entonaron eslóganes independentistas. La policía dijo que un oficial fue apuñalado en el hombro cuando intentaba detener a una persona.

Más de dos docenas de países, incluido Reino Unido, Francia, Alemania y Japón, exhortaron a Pekín a reconsiderar la ley, declarando en un comunicado al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos que socava las libertades de la ciudad.

Pekín respondió a los países extranjeros que la nueva ley «no es asunto suyo», y la líder hongkonesa Carrie Lam calificó el texto como el «hecho más importante» desde la retrocesión a China.

Activistas convocaron a la población a desafiar la prohibición de protestas con manifestaciones. Las concentraciones de más de 50 personas están prohibidas en el marco de medidas contra el nuevo coronavirus.

Además, las autoridades prohibieron en esta ocasión por primera vez en 17 años la tradicional marcha por el aniversario de la retrocesión por primera vez en 17 años.

Muchos de los manifestantes que salieron a la calle de todos modos este miércoles entonaron eslóganes independentistas. La policía dijo que un oficial fue apuñalado en el hombro cuando intentaba detener a una persona.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios