Al toque: Fiebre mundial


Por Guillermo Jabba.

Son las 12:26 am y no he conseguido dormir. Hace un poco más de una hora que en mi cabeza dejaron de controvertir las propuestas de los candidatos presidenciales: A partir de hoy, La Izquierda la componen Messi y James. La derecha, Suarez y Neymar.

Hoy empieza el mundial de Rusia, y para ser completamente honesto, me ha tomado desprevenido. Lo escuchaba venir en los comerciales, en el conteo regresivo. Pero aún así, lo sentía como un susurro al oído, como un hermoso pero confuso espejismo.

Pero es una realidad, y es momento de ponernos al tanto de lo que nos acontece; so pena de ser sorprendidos en nuestra ignorancia por algún aficionado inquisidor. Cómo llegan los seleccionados suramericanos al certamen? Fue la primera pregunta que me permití hacerme, porque no puedo evitar hacerle fuerza a nuestro fútbol continental, con el ánimo de igualar la cantidad de Campeonatos Mundiales ganados por países Europeos (nos aventajan por 2):

 

BRASIL: El Resurgimiento del Scratch

El resultadismo inmediato nos impone como máximo favorito a Brasil: Muy pocos recuerdan cuándo fue la última vez que perdieron. De su formación, se sabe todo: Un 4-3-3 o en realidad, un 4-1-4-1. Debo corregir: Se sabe cómo empiezan, pero con el balón en juego, cuesta mucho referenciar la posición de Neymar, Coutinho, Paulinho y William. Sólo se sabe que Casemiro se quedará custodiando delante de la Línea de 4 defensores.

Respecto a su estrategia, con Tite han conseguido acortar líneas para apretar con solidez y recuperar la pelota en campo rival. También manejan muy bien la transición defensa-ataque, agrandando los espacios entre líneas para desahogar el flujo de juego, y apostarle a la posesión.

 

ARGENTINA: El Rompecabezas de Sampaoli

A la hora de criticar, es muy fácil enunciar justificaciones para las derrotas de Argentina en 3 finales consecutivas. Resulta fácil, porque el resultado negativo parece respaldar cualquier señalamiento.

Pero cómo separar las virtudes que le permitieron llegar a las tres finales, de los desaciertos a la hora de definirlas? El escenario se torna entonces confuso. Trataremos de evitar este tipo de ambigüedades.

Si de algo ha carecido la selección Argentina, es de una identidad colectiva. El equipo se ha armado con la filosofía de potenciar el juego de Messi, olvidando que la mejor forma de hacerlo es integrándolo a un engranaje colectivo, en el cual pueda apalancarse e incluso descansar y refugiarse de los enfrentamientos físicos con sus adversarios. Conocemos el trabajo de Sampaoli y sabemos que planteará esquemas de presión para recuperar el balón en campo rival; que le apostará a la disputa de la segunda pelota en los balones largos, etc. Todo esto le permitirá a Argentina la posibilidad de tomar la iniciativa contra sus rivales. La clave estará en el uso del balón una vez se recupere: Tienen los jugadores seleccionados la ductilidad para asegurar la posesión de la pelota? O debe resignarse Sampaoli a un Juego transicional, resguardándose para un intercambio de golpes?

 

URUGUAY: Cuando menos, es más.

Voy a intentar decirlo sin que suele a falacia: La simpleza del juego Uruguayo, que no es otra que la consecuencia de sus enorme adolescencia de la gestación de juego, les permite descomplicarse y proponer, sin ningún tipo de complejo, planteamientos reciamente defensivos, en los cuales el contraataque comandado por la fortaleza de Suarez y Cavani se convierte en su arma poderosamente letal.

La peligrosidad de ambos delanteros, sumada al oficio y naturaleza copera del equipo, los convierte en un equipo muy peligroso, con altas posibilidades de avanzar a instancias posteriores.

 

PERÚ: El Palo del Mundial?

Esta selección es, junto a Brasil, la que mejor terminó la eliminatoria. Los Peruanos de Gareca conservan la riqueza técnica característica de su fútbol, con el valor agregado de su disciplina táctica. Si a todo esto le sumamos a Paolo Guerrero –Indiscutiblemente el mejor delantero de las ligas suramericanas- nos da como resultado un verdadero aspirante a fases posteriores.

 

COLOMBIA y su Potencial Individual

Es común escuchar en los medios que Colombia tiene hombre por hombre una nómina para ser protagonista en la copa del mundo. Aparentemente no habría mucho más que decir, puesto que ha sido por ese mismo desempeño individual que nos hemos bastado para clasificar.

Le será suficiente al equipo una nueva inspiración de nuestro iluminado James? Falcao llega al mundial muy lejos de aquel potente tigre que se rebuscaba solo sus goles. Recientemente en el Mónaco sólo está para empujarla, y ese trabajo lo desempeña estupendamente.

Si Pekerman aspira a revolucionar el juego de la selección y aspirar a algo más que superar la primera fase, deberá corregir varias falencias:

  • El Primer Pase o Gestación Temprana: Si va a pescindir de Abel Aguilar, como aparenta pretender, debe empezar a considerar que Matheus Uribe no es un armador, sino un hombre de transición de defensa a ataque. En otras palabras, la presencia de Matheus, aunque resulta una dinámica alternativa para el ida y vuelta, requiere de un complemento para asegurar la tenencia de la pelota. Incluir a quintero como enlace, corriendo a James al extremo izquierdo, sería una buena solución.
  • La Cobertura del Lateral Izquierdo: Éste ha sido el problema irresoluto del segundo ciclo de Pékerman. La tendencia de Sánchez a meterse entre los centrales, y la falta de un defensor central de perfil zurdo, nos vuelve débiles en una zona donde las coberturas son insuficientes. Por ello la presencia de un jugador aplicado tácticamente como Farid Díaz debe tranquilizar al cuerpo técnico. Pero no es la única opción: La posibilidad de jugar con un doble cinco (Barrios – Sanchez) permite tener la suficiente cobertura para jugar con Mojica, y darle salida por la banda.
  • La Falta de Profundidad: Para nadie es un secreto que ni Muriel ni Cuadrado, los dos extremos con mayor regularidad en ésta etapa de la era Pékerman, consiguen con frecuencia llegar a línea de fondo. A qué se debe? Al largo recorrido que deben desempeñar para conformar la doble línea de 4 detrás de la pelota. Esto requiere de una de dos implementaciones: 1. Se cambia a un módulo 4-3-3, retrasando a cuadrado y liberando a Muriel y James a que jueguen más cerca de falcao; 2. Pékerman consigue consolidar el trabajo zonal en la defensa (Cosa que veo poco probable, debido a la inexperiencia de la mayoría de los defensores en movimientos de bloque), para adelantar las líneas unos 15m y disputar el balón en campo rival, con menos desplazamientos de sus extremos.

 

De los equipos Europeos tendremos chance de hablar más adelante. Ya casi es la 1:00am, y debo descansar para no perderme el viacrucis de la inauguración: Es como aquellas secuelas indeseadas de las sagas de películas taquilleras, que toca ir a verlas para no perderse el final de la trama.