Tribunal federal limita de nuevo decreto migratorio de Donald Trump

Un juez federal de Hawai falló este jueves que los abuelos, nietos y otros familiares de personas que residen en Estados Unidos deben estar excluidos del decreto migratorio de Donald Trump que impide temporalmente el ingreso de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana.

La decisión del juez Derrick Watson supone una victoria para los opositores a la prohibición, que el gobierno de Trump considera necesaria para evitar la entrada de terroristas al país.

El Tribunal Supremo habilitó parcialmente la entrada en vigor del decreto migratorio el pasado 30 de junio, poniendo fin provisionalmente a cinco meses de disputas en cortes menores.

El máximo tribunal permitió entonces la aplicación de la prohibición de ingreso a territorio estadounidense por 90 días de ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, y un veto durante 120 días a la entrada de refugiados, exceptuando a personas con “relaciones familiares cercanas” en Estados Unidos.

La administración Trump interpretó entonces que estaba obligada a permitir la entrada a cónyuges, padres, hijos, prometidos y hermanos, pero que podía vetar a abuelos y otros familiares. El juez Watson critica con dureza en su declaración la definición que da el gobierno de las relaciones familiares cercanas, calificándola de “la antítesis del sentido común”. “El sentido común, por ejemplo, dicta que la familia cercana incluye a los abuelos“, indicó el juez en su fallo.

Melanie Nezer, vicepresidenta de la ONG hebrea “HIAS”, que asiste refugiados en Estados Unidos, dijo que la decisión debería implicar que los refugiados pueden continuar siendo realojados en el país, más allá del límite de 50.000 -alcanzado esta semana- que había sido establecido por la orden ejecutiva. Más de 24.000 refugiados adicionales deberían poder entrar a los Estados Unidos tras la orden de Watson, estimó.

El Departamento de Justicia se ha abstenido de comentar la decisión.