Se redujeron en Bogotá los casos por muerte súbita en niños menores de 1 año

Bogotá, 22 jun.- Los fallecimientos de niños por el Síndrome Infantil de Muerte Súbita (SIMS) en Bogotá se redujeron de un 1,3 muertes por cada mil nacidos en 2010 a 0,52 en 2014,gracias a las campañas de prevención de las autoridades y capacitación dirigidas a padres y pediatras, informó hoy la Universidad Nacional.

El SIMS es definido como la muerte inesperada de un niño menor de un año, usualmente durante el sueño, que se mantiene como inexplicable aun después de la autopsia y la investigación de la escena de fallecimiento y el historial clínico, señaló la Universidad en un comunicado.

Tras un estudio sobre la incidencia del SIMS en Bogotá, realizado por la doctora especializadaen Salud Pública, María Luisa Latorre, se identificaron los mayores factores de riesgo que aumentan las posibilidades de una muerte súbita en los infantes, por lo que las autoridades impulsaron campañas para reducir los casos.

Según Latorre, durante los cuatro años de seguimiento de la campaña, que inició en 2010, se redujeron en 118 las muertes súbitas de los infantes al pasar de 413 fallecimientos, entre 2007 y 2010, a 295 de 2011 a 2014.

“Los resultados de dicho estudio mostraban el riesgo al que estaban expuestos los lactantes de Bogotá, por prácticas asociadas con conocimientos erróneos, creencias y recomendaciones dadas, en algunos casos, por profesionales de la salud”, indicó la institución en la información.

Prácticas como acostar a los bebés boca abajo para evitar broncoaspiración, abrigarlos mucho para dormir o dormir con los padres, entre otros, fueron identificados como factores de riesgo que aumentan la posibilidad de una muerte súbita en los infantes durante el primer año de edad, añadió el documento.

“Tenía que estudiar el caso colombiano, así que parte del trabajo que hice fue revisar 710 autopsias de niños fallecidos en Bogotá posiblemente por SIMS, y no encontré ninguno por broncoaspiración; ninguno había muerto por vómito”, manifestó la doctora Latorre, autora del estudio.

Asimismo, el estudio halló que hay más muertes por SIMS en los estratos bajos, pues la clase media y alta tiene mayor conocimiento sobre mejores prácticas para evitar la muerte súbita.

Las medidas preventivas, impulsadas por el Ministerio de Salud y las asociaciones colombianas de Pediatría y de Medicina, incluyen usar la cobija debajo de los hombros de los lactantes y siempre acostarlo hacia arriba en la noche y en la siesta, así como evitar exponerlos a humo de tabaco.

Igualmente, las autoridades aconsejan usar el chupo de forma moderada, pues evita el sueño profundo en los infantes y no produce mala oclusión si se usa hasta los tres años, que es la principal razón por la que se evita la utilización de este elemento.

“El 8 % de los niños usa chupo y la mayoría es de clase alta, frente a Australia, donde el uso del chupo asciende al 80 % y tiene uno de los índices de mortalidad por SIMS más bajo del mundo”, detalló Latorre en el comunicado. EFE