Golf: Se despide “el faro para los argentinos” Macri

Buenos Aires, 2 jun- El presidente de Argentina, Mauricio Macri, destacó hoy la figura del golfista Roberto De Vicenzo, fallecido el jueves a los 94 años.  Fue “una persona absolutamente única” y sostuvo que la huella que dejó como profesional “tiene que ser un faro” para todos los argentinos.

En declaraciones a radio Mitre difundidas por la Presidencia del país austral, el mandatario aseguró que De Vicenzo, considerado el mejor golfista argentino de la historia al ganar más de 230 títulos, “transmitió una autoridad, una calidez, una sencillez que se transformó en respeto” y el mensaje que legó es que “podemos hacer las cosas como los mejores del mundo”.

“Hay que valorar ese tipo de líderes que hemos tenido y debemos seguir teniendo. Necesitamos argentinos confiables y él lo era”, subrayó el jefe de Estado sobre el golfista, quien además del Abierto Británico de 1967, su máximo logro deportivo, también ganó la Copa del Mundo por equipos de 1953, el PGA Tour de 1957, 1966 y 1968.

Macri resaltó que más allá de los torneos que ganó, “donde iba dejaba una huella” y su ejemplo les abrió el camino “a todos los jóvenes que vinieron detrás de él, muchos talentosos que lo siguieron”.

“Hizo todo en base a su esfuerzo personal, a la dedicación plena. Un compromiso por el deporte y un profesionalismo absoluto”, destacó el mandatario, quien afirmó además que la “autoridad, humildad y compromiso que transmitía “lo hacía absolutamente distinto”.

En este sentido, señaló que al igual que el quíntuple campeón del mundo de Fórmula 1 y también argentino Juan Manuel Fangio, De Vicenzo “era un ídolo silencioso, que nunca hacía estridencias o decía algo que estaba fuera de lugar”.

Definitivamente la estima y el respeto que adquirió el golfista Vicenzo por sus virtudes y méritos dejó una fuente amplia de inspiración para los que lo conocieron especialmente para el presidente Mauricio Macri en donde la fuerza de las convicciones y la fé en creer firmemente en lo que hace y puede aportar al mundo, es el mejor ejemplo para futuras generaciones que vienen detrás de él.

“Siempre tenía la palabra justa, una frase, un consejo. Mucho sentido del humor”, concluyó.

Eduardo, hijo de Di Vicenzo, explicó ayer que hace poco más de dos meses su padre tuvo un accidente doméstico que fue el desencadenante de su fallecimiento.

“Desde ese día lo operaron y le pusieron un clavo, pero nunca más se levantó y empezó a ir cada día más para atrás”, relató al canal Todo Noticias. EFE