Más allá de las máscaras: Ser artesano por un día


Por: Diego Ramírez y Luisa Pertuz

Las máscaras del carnaval de Barranquilla se remontan a las tradiciones africanas de los esclavos que suman al legado de nuestra idiosincrasia colombiana. Estas son hechas en madera por artesanos que durante generaciones han dedicado sus vidas a tallar, lijar y pintar las maravillosas piezas de arte, entre esos, el maestro artesano Luis Alberto Pertuz.

Pertuz, hombre de tés clara, voz gruesa y manos amplías, es oriundo del municipio de Galapa, Atlántico. Él, ha labrado la madera por más de 30 años, desde que decidió adoptar el oficio artesanal como fuente de vida. En medio de una conversación el maestro afirmó que “su propósito de vida es mantener vigentes las tradiciones culturales de nuestra región Caribe”.

Con la innovación y adaptándose a las dinámicas sociales de un mundo que cada día evoluciona y presenta las que podrían ser alternativas tecnológicas, éste artista se mantiene fiel al arte que desarrolla manualmente.

Lo bueno de esto es que Pertuz no trabaja solo, su familia, consciente de este honorable legado, lo acompaña en su misión de llevar al mundo entero la cultura Caribe.

En el año 2000, Luis y su esposa Nelly se arriesgaron a fundar en Galapa su empresa familiar, conocida como “Artesanías el Congo Real”, la cual, desde entonces se dedica a la creación de máscaras tradicionales del Carnaval de Barranquilla, y además, a la creación de distintos objetos domésticos y de uso personal como servilleteros, ensaladeras, porta USB y matrioskas, todo elaborado en madera y tallado a mano.

Su trabajo tradicional es su sello, el que le ha permitido expandir alrededor de la geografía nacional el patrimonio que con tanto ahínco desea mantener vivo, llegando a influir en países latinoamericanos como Paraguay y México, y abriéndose paso en mercados europeos con clientes en ciudades como Barcelona, España.

Artesano por un día…

Muchas son las personas que llegan a la familia Pertuz a preguntar ¿cómo lo hacen? y ¿quién les enseñó?, a lo que ellos decidieron responder de manera creativa, permitiéndoles “Ser Artesano por un día

Quienes deseen conocer cómo se lleva a cabo este proceso, pueden tener la experiencia de elaborar las piezas artesanales del carnaval, viviendo por un día en los zapatos de un artesano.

Al llegar a la empresa de la familia Pertuz, los visitantes primero recorren sus instalaciones con el objetivo de evidenciar el paso a paso de cada pieza, se les da la oportunidad de labrar con sus manos un souvenir en la sección de tallado para luego lijarlo, hasta obtener una superficie adecuada y darle el acabado final con la pintura.

¡Se trata de una inmersión cultural!, en la que son guiados por el maestro artesano mientras les cuenta cómo es la vida dedicada a este oficio y cómo se puede vivir del carnaval, no sólo cuatro días sino todo el año.

El alcalde de Hamilton, Canadá, Fred Eisenberger, fue una de las personas que pudo vivir la experiencia de “Ser Artesano por un día” en medio de su visita por Colombia,  y expresó que “El mejor regalo de su visita al país lo obtuvo gracias a tan maravillosa experiencia”.

Fred Eisenberger, Alcalde de Hamilton Canadá viviendo la experiencia de ser Artesano por un día.

Aquí, en el encuentro con nuestras tradiciones, nativos y foráneos aprenden la idiosincrasia de los portavoces del legado que nutren la cultura acercándonos a nuestras raíces. En ellas,  el animal y el ser humano se fusionan por el poder de las máscaras y se toman las calles desde la lectura del bando hasta la muerte de Joselito.