Los 3.000 anuncios rusos en Facebook que influyeron en las elecciones de Estados Unidos


¿A quién manipularon los rusos? ¿Quién se dejó influir en las elecciones? ¿Quién se acuerda de ‘Blacktivist’ o ‘Corazón de Texas’? ¿Y “Mantengamos segura la frontera” o “Cuidemos de nuestros veteranos de guerra, no de los ilegales”?

Los demócratas del Comité de Inteligencia en el Congreso de Estados Unidos hicieron públicos este jueves 3.000 anuncios de publicidad rusos que manipularon a los votantes estadounidenses en las elecciones, entre los que destacan los arriba citados. De esta forma, se ofrece por primera vez una mirada a los mensajes controvertidos que se utilizaron para alimentar las tensiones entre el electorado durante las elecciones presidenciales de noviembre de 2016.

La publicación de estos anuncios, comprados por Internet Research Agency, compañía asociada al Kremlin, se produce después de que Facebook se haya precipitado a aumentar las restricciones en anuncios políticos. De esta manera, se intentará evitar la manipulación en las próximas elecciones de noviembre, en las que se renueva la Cámara de Representantes al completo y un tercio del Senado. Según la historia de Estados Unidos, este año debe perjudicar al partido que se encuentra en la Casa Blanca. En este caso, a los republicanos. Por ello, los líderes del Partido Demócrata, Nancy Pelosi, de California, y Chuck Schumer, de Nueva York, tienen interés en recuperar el debate sobre cómo legislar ciertos anuncios de publicidad en Internet, y así evitar que les vuelva a ocurrir lo de las elecciones presidenciales.

Sin embargo, la regulación de este tipo de publicidad en Internet es un asunto de debate desde hace años en el Capitolio, intensificado, eso sí, desde que hace semanas el Departamento de Justicia acusase a 13 rusos y tres empresas de manipular las elecciones para apoyar la campaña del actual presidente, Donald Trump. De momento, los anuncios políticos se identificarán y los usuarios de Facebook tendrán derecho a que se les proporcione información sobre los mismos, como por ejemplo quién es el anunciante.

A la vez, Facebook también tendrá que reducir la extensión sobre la gran difusión de estas notificaciones. Un golpe para la poderosa red social, debido a que hasta ahora había conseguido evitar tener que seguir la normativa federal a la que están sujetos los anunciantes en otro tipo de medios de comunicación.

Sin embargo, desde las elecciones presidenciales de 2012, las campañas políticas se sirven cada vez más de Facebook para identificar votantes, y los senadores de la Cámara Alta quieren aprobar una regulación en las redes sociales similar a la de las radios y televisiones.