La Sentencia que enreda a un alto directivo de la Cámara de Comercio de Barranquilla


Un nuevo capítulo se abrió esta semana en la pugna por el control de la Universidad Metropolitana, tras la sentencia proferida por el Juez Dieciséis Civil del Circuito de Barranquilla, en la que declaro la nulidad del acta No. 112 del 1 de Julio de 2016 y dejó sin efecto todas y cada una de las decisiones tomadas por el Consejo Directivo de la Universidad Metropolitana.

Y es que este caso tiene en la mira a un alto directivo de la Cámara de Comercio, Luis Fernando Acosta Osío, por las presuntas irregularidades cometidas al momento de hacerse con el control de la Fundación Acosta Bendek, la Universidad Metropolitana y la Fundación Hospital Metropolitano.

Tal como lo dio a conocer El Planeta, la Fiscalía le formularia cargos por los delitos de fraude procesal, falsedad ideológica en documento privado y obtención de documento público falso.

Puede interesarle: Fiscalía solicita medida de aseguramiento contra directivos de la Universidad Metropolitana

Avanzan las investigaciones.

Tras la evaluación del acervo probatorio por parte del Juez Dieciséis Civil del Circuito de Barranquilla, la togada concluyó como uno de los aspectos claves de la sentencia que el actuar de Luis Fernando Acosta Osío (Cónsul honorario de Polonia y miembro de la Junta Directiva de la CCB), Juan José Acosta Osío, María Cecilia Acosta Moreno, Alberto Acosta Pérez y Gina Díaz de Acosta fue por motivaciones con “causa y objeto ilícito”.

Fuentes cercanas al proceso le develaron a la Unidad Investigativa de El Planeta lo que fue presuntamente el modus operandi de la organización, y en la que al parecer el alto directivo jugo un papel determinante para la obtención de la “causa y objeto ilícito”.

De acuerdo con la información obtenida, Acosta Osío,  presuntamente se valió de su condición de miembro de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Barranquilla para forzar el registro del acta 001 del 5 de mayo de 2016, la cual dio origen a todos los movimientos que les permitió hacerse con el control de la Fundación Acosta Bendek, al mismo tiempo que mediante el acta No. 112 del 1 de Julio de 2016  destituían al rector del Alma mater y se hacían con el control de la Universidad y la Fundación Hospital Metropolitano.

Reforma de la Fundación

Tal como lo contó este medio de comunicación, el nombramiento de Alberto Acosta Pérez y de Luis Fernando Acosta Osío en  la Fundación Acosta Bendek fue posible, de acuerdo con el expediente, luego de una reunión de supuestos “fundadores” de la Fundación Acosta Bendek que no existió.

De acuerdo con el acta 001 del 5 de mayo de 2016, ese día se reunieron Eduardo, Jacobo y Alfonso Acosta Bendek (fallecidos), resultando elegido presidente el primero. En esa cita se estableció destituir a Ivonne Acosta Acero, despojándola de sus derechos como vicepresidenta vitalicia de la fundación, y que Alberto Acosta tomara su lugar en la presidencia de la misma. Con el nombramiento, y usurpando la facultad discrecional como “Presidente” de la Fundación de nombra 3 miembros, Acosta Pérez removió las fichas en el consejo directivo de la Universidad Metropolitana, delegando a Luis Fernando Acosta Osío y María Cecilia Acosta Moreno como representantes de la fundación ante el consejo directivo de la institución Universitaria.

Otra de las inconsistencias que surge durante este proceso, de acuerdo con la fuente, es la fecha de registro del acta 001 del 5 de mayo de 2016, al parecer dentro de la investigación todo apunta a que la falsa reunión de “fundadores” no se realizo en la fecha y hora que dice el acta, si no que se realizo de manera clandestina a finales de mayo, lo que implicaría al parecer que el alto directivo se valió de sus influencias para forzar su registro con fecha anterior para poder lograr así su “causa y objeto ilícito”.

De acuerdo con la investigación para la fecha en que se dieron los mencionados hechos, el Dr. Jacobo Acosta Bendenk se encontraba en grave estado de salud, lo que abría impedido su participación en la supuesta reunión de “fundadores”, teniendo esto presente los implicados procedieron presuntamente al registro del acta con fecha anterior de manera de evitar suspicacias ante los hechos. Jocobo Acosta Bendenk  falleció el 29 de junio de 2016.

El Planeta pudo establecer que para la fecha de los hechos el Dr. Jacabo Acosta Bendek requeria asistencia medica permanante, lo que le abria impedido participar de cualquier reunión.

Lea también: Fallos judiciales modificarían dirección de la Universidad Metropolitana

Y es que la importancia de la Fundación Acosta Bendek radica en que permite controlar el alma mater y el Hospital Metropolitano, que acumulan ingresos anuales superiores a los $75.000 millones de pesos.