Guerra en Siria: Entra en Guta el primer convoy de ayuda tras la aprobación del alto el fuego


El primer convoy con ayuda humanitaria desde la aprobación de la resolución por parte del Consejo de Seguridad de la ONU – el segundo desde mediados de febrero pasado – ha penetrado a primera hora de la tarde en el distrito de Guta Oriental, según testigos. Pero un miembro de la expedición, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha asegurado a la agencia Reuters que funcionarios del Gobierno sirio han retirado de él, a primera hora de la mañana, el 70 por ciento del material destinado a atender las necesidades de los destinatarios.

De acuerdo con testigos y fotografías, un convoy de 46 vehículos inició la marcha el lunes por la mañana hacia el campo de Wafidín, donde se hallan las instalaciones habilitadas por el Gobierno sirio para atender a civiles. Los coches y camiones que lo forman pertenecen al Comité Internacional de Cruz Roja, la Media Luna Roja Árabe y Naciones Unidas. Un día antes, la ONU había anunciado que transportarían ayuda para al menos 27.500 personas, de las 400.000 que, se estima, permanecen en Guta.

Sin embargo, al final no fue así. De acuerdo con Reuters, que cita a uno de los integrantes de la expedición humanitaria, empleados de la administración siria rechazaron el setenta por ciento del contenido del convoy, incluidos “todos los (kits) traumatológicos, quirúrgicos, de diálisis e insulina”. El ejecutivo del presidente Bashar Asad no ha respondido a esta denuncia. Este lunes, la agencia oficial SANA ha asegurado que los grupos armados alzados “siguen obstaculizando la salida de civiles a través del corredor humanitario”.

Mientras tanto, Ali al Zaatari, un miembro de Naciones Unidas que acompaña el convoy, ha reconocido a Reuters no estar “realmente contento escuchando estos bombardeos intensos a nuestro alrededor“, y ha pedido ayuda para asegurar la realización de su tarea, que prevé que se prolongue hasta el anochecer. El fuego de artillería que se intercambian las fuerzas leales a Asad, por aire y tierra, y las opositoras, principalmente mediante proyectiles de mortero, no ha cesado pese a las reiteradas llamadas a una tregua por parte de Naciones Unidas.

Los avances oficialistas en las últimas horas les han permitido hacerse con un tercio del territorio de Guta Este que poseían los alzados hace un mes. Su método ha sido una intensa campaña de bombardeos que se han cebado especialmente con los civiles. Según la Sociedad Médica Sirio Americana, 34 civiles han muerto en Guta en las últimas horas por esta ofensiva. Aparte, SANA ha inforado de que siete civiles han resultado heridos el lunes por proyectiles opositores contra el hospital de Thishrín, en zona controlada por el Gobierno. Más de 800 personas han muerto en las últimas semanas, entre ellas más de un centenar de niños. En comentarios a la cadena estatal, este domingo, Asad tildó de “mentiras ridículas” los últimos comunicados procedentes de Occidente denunciando el caos humanitario de Guta.