Exlíderes FARC y paramilitares piden se trabaje en la reinserción para excombatientes


Los exlíderes de la desarmada guerrilla de las FARC “Pablo Catatubo” y de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) Freddy Rendón destacaron hoy la necesidad de trabajar en la reinserción de los antiguos combatientes para evitar que caigan en bandas criminales.

“En la reintegración de excombatientes de las AUC, la sociedad no estuvo muy pendiente (…) lo que llevó a que muchos muchachos hoy hagan parte de estructuras armadas (…) y seguramente en las FARC está pasando igual”, dijo Rendón en la conferencia “Verdad y justicia: claves para la reconciliación”, organizado por el diario El Espectador.

Rendón se refirió al llamado Clan del Golfo, la mayor banda criminal de Colombia que nació tras la desmovilización de las AUC en 2006 y que se nutrió en buena medida de exparamilitares.

Según detalló, eso sucedió porque “los gobiernos de turno” no les dieron la posibilidad de “proyectos sobre el terreno” para que pudieran “cambiar el fusil por el azadón”.

Para Rendón, también fue muy importante que con muchos excombatientes ni siquiera hubo “un trabajo sicológico” para que se reintegraran en la sociedad.

En ese sentido, “Catatumbo”, enemigo durante décadas de los paramilitares, consideró que el Estado tiene una gran responsabilidad en lo que suceda ahora con los exguerrilleros de las FARC que ya se han desmovilizado.

“El estado, si quiere hacer la paz, tiene que pensar muy seriamente en la reincorporación. A veces uno piensa que el Estado colombiano se preparó muy bien para la guerra, pero no para la paz”, destacó el exlíder de las FARC, que ya se han transformado en un partido político en el que mantienen las siglas.

Por tanto, señaló que “se necesita dinero” para que los guerrilleros “se reincorporen a la actividad productiva”.

En este sentido, destacó que en Tumaco, la localidad con más hectáreas de coca sembradas en todo el país varias bandas criminales están ofreciendo dinero a los exguerrilleros para que se pasen a sus filas.

Precisamente en esa localidad, el pasado jueves murieron al menos seis campesinos cocaleros en un confuso ataque que las autoridades colombianas han achacado a una disidencia de las FARC y que es materia de investigación.

EFE