EEUU acusa a Rusia de violar tratados internacionales tras el alarde de misiles de Putin


Washington acusó el jueves a Rusia romper abiertamente los tratados de la era de la Guerra Fría por desarrollar lo que el presidente ruso Vladimir Putin definió como una nueva generación de “invencibles” armas hipersónicas y submarinas.

“No lo consideramos el gesto de un dirigente internacional responsable”, afirmó Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado, quien criticó también que, al hacer la presentación, Putin haya utilizado una animación que mostraba misiles golpeando al territorio de Estados Unidos.

Lea Tambien: Putin presenta armamento nuclear que hace inútil el escudo antimisiles de EEUU: “Ahora nos escucharán”

Según Nauert, “Rusia ha desarrollado desestabilizadores sistemas de armamentosen los últimos 10 años en violación directa de sus obligaciones” que se desprenden de los tratados sobre control de armas, en especial el firmado en 1987 por Washington y Moscú.

La portavoz dijo que el discurso de Putin ayudó a “confirmar lo que Estados Unidos ya sabía desde hace tiempo”.

Las palabras del líder ruso no fueron una sorpresa para el Pentágono: “Estas armas están en desarrollo desde hace mucho tiempo”, aseguró su portavoz, Dana White.

“No estamos sorprendidos por estas declaraciones y los estadounidenses pueden estar seguros de que estamos completamente preparados“, añadió, precisando que la nueva postura nuclear anunciada en febrero por Estados Unidos, “tenía en cuenta” esas armas rusas.

El cruce dialéctico llega cuando las relaciones entre ambos países están en su peor momento desde el final de la Guerra Fría, sobre todo por los conflictos en Ucrania y Siria y las acusaciones de que Moscú interfirió en la elecciones presidencialesestadounidenses de 2016.

Estados Unidos aprobó formalmente el jueves la venta de misiles antitanques Javelin a Ucrania, que lucha lucha contra insurgentes apoyados por Rusia en el este del país.

La Agencia de Cooperación en Seguridad de Defensa afirmó que Ucrania ha pedido a la administración Trump comprar 210 misiles y 37 lanzaderas, por un costo aproximado de 47 millones de dólares.