Crónica de un empate anunciado


Por: Verónica Juliana Caicedo Buitrago.*

El sábado 18 de noviembre era un día más de fiesta en el Wanda Metropolitano, aunque con un componente especial, la llegada del primer derbi madrileño.

Hace unos meses se inaguró la nueva casa del Atlético de Madrid, en la antigua peineta, y el Real Madrid la visitaba por primera vez.

Como cualquier derbi, las medidas de seguridad fueron extremas, ya sabemos lo poco que se quieren las aficiones, lo apasionadas que son y las posibles broncas que se podían formar. A esto hay que sumar las constantes medidas de seguridad que tenemos ahora en el fútbol, todo por cuenta de los ataques terroristas que se vienen presentando en distintas ciudades de Europa.  Pero bueno, no todo es malo, poco a poco la gente fue llegando a las inmediaciones del estadio para disfrutar de música en vivo, juegos para niños, una cerveza, un bocadillo de calamar y platos internacionales como arepas y kebab.

Pues bien, así se iba calentando el ambiente, poco a poco el Wanda se fue llenando de seguidores de uno y otro equipo, los madridistas con pocos signos distintivos de su equipo, supongo que para evitar problemas.

Jornada 12 de Liga y los equipos vienen muy regular. El Atleti de momento no ha perdido en su casa, pero tampoco ha empezado tan bien en Liga, lleva muchos empates a cuestas y ni para qué mencionar la Champions, en la que tiene un 90% de posibilidades de no clasificarse en la fase de grupos.

Con un equipo bastante desgastado: Filipe Luis medio lesionado, y Carrasco y Koke viniendo de lesión, los más veteranos como Juanfran y el capitán Gabi hacen lo que pueden, pero aun tiran del equipo.

En la portería su más brillante guardameta Jan Oblack, el salvador del equipo en tantas ocasiones, les da mucha seguridad; en la defensa Godin, el mandamás que poco a poco se desdibuja pero sigue dando guerra, acompañado por Savic y Lucas Hernández que se han hecho un hueco; en el centro del campo parece que están mejor Saúl y la revelación Thomas, quienes parece que distribuyen juego. Sin embargo, la delantera deja mucho que desear. La estrella del equipo, Griezman, cada vez está más fuera que  dentro. De hecho, las últimas declaraciones que ha dado a la prensa dejan mucho que pensar, parece que se quiere ir. Y qué decir de los poco eficientes Gameiro y Torres  y de Correa, a quien le han dado la oportunidad, pero no logra brillar del todo.

Por el otro bando tampoco se salvan, en la portería Casilla, el portero de las manos de mantequilla no para un balón, todo lo despeja y es poco seguro, pero, aunque parezca mentira al Madrid le encajan menos goles con él que con el lesionado Keylor en la portería; en la defensa Sergio Ramos, el central con alma de delantero y además capitán, acompañado por Rafael Varane y Casemiro; por las bandas volvía Dani Carvajal y Marcelo, quien últimamente está intermitente;  el centro parecía mejorar con un Modric que era duda pero jugó, Toni Kross que no es garantía pero tiene buenos partidos, la maravilla de Isco, y ya más adelante los criticados Ronaldo y Benzema, que no se sabe si es pereza o falta de forma lo que tienen, pero bien no están.

Así, con dos equipos en crisis empezó el derbi madrileño, como era de esperarse ambos empezaron con mucha intensidad, el Atleti parecía acercarse más a puerta, de hecho en los primeros minutos tuvo una clarísima, algunos dicen que la única clara del partido. Unos minutos después entró más el Madrid al juego y parecía un partido de ´´toma y daca´´ un poco para arriba y otro poco para abajo. Hubo ocasiones para los dos, pero ninguna con claridad, varias faltas de unos y otros, la más llamativa, la falta hecha sobre el capitán del Madrid que aparte de generar serias dudas porque no se pitó penalti terminó torciéndole el tabique, tanto como que no pudo continuar en la segunda parte y tuvo que ser sustituido por Nacho Fernández.

Sergio Ramos, Capitán del Real Madrid, luego del accidente que le fracturó el tabique.

Así, 0-0, con mucha intensidad pero poca efectividad nos fuimos al descanso.

Por el bando rojiblanco, defensa sólida, pases poco acertados, poco centro de campo, varias llegadas pero cero efectividad.

Por el bando blanco, buen centro del campo, defensa a medias, varias llegadas y tiros poco efectivos, poca pegada y el contraataque perdido del todo.

Segundo Tiempo…

La segunda parte parecía prometer más, un Real Madrid que se mostró más enchufado e intenso intentó batir la sólida defensa del Atleti, pero no fue capaz. El Atleti por su parte, respondió con más intensidad, pero sin ninguna profundidad.

Empezaron a aflorar las broncas y con ellas las tarjetas, unas más justas que otras. El Atleti  barría a faltas la salida de los contrarios y el Madrid increíblemente era contraatacado. Aunque las quejas fueron ciertas, el árbitro no vio varias acciones, el partido continuó.

En los banquillos, Zidane y Simeone se dejaban los sesos pensando cuál era la solución, ambos decidieron ser más ofensivos. Simeone sacó a Carrasco, Torres y a Gameiro; Zidane tan solo a Marco Asensio, quedándose Lucas Vázquez en la banda calentando prácticamente el resto del partido.

La estrategia no les funcionó ni al uno ni al otro, Carrasco venía de lesión y corrió menos de lo habitual, Gameiro por su parte continuó con su mala racha mientras que Torres no le alcanzó su actuación; Asensio desestabilizó más pero tampoco surtió mucho efecto, quizá Lucas Vázquez hubiera ayudado más.

Los minutos  pasaron y poco a poco los equipos se conformaron con que el resultado fuera un empate. Siguieron atacando pero sin echarse del todo adelante, porque un error en los diez últimos minutos les podía costar perder el partido y ninguno estaba dispuesto a arriesgar. El balón continuó rodando para arriba y para abajo. Minuto 92 y sonó el pitido final.

Se cerraba el primer derbi de la historia del Wanda metropolitano 0-0, ni rojiblanco, ni blanco, parecía justo por cómo se jugó, hubo varias jugadas pero ninguna termino en gol. Los aficionados de ambos bandos se fueron retiraron bastante descontentos con sus jugadores.

Sin embargo, para los técnicos la cosa no pinta tan mal, Simeone afirmó que su equipo está muy bien en Liga. Por su parte, Zidane, dijo que el equipo había estado muy bien, solo que faltó el gol.

Crónica de un empate anunciado, como era de esperarse, ningún equipo brilló, ambos están en crisis, no han empezado muy bien la temporada y les falta gol, de todo esto, el único beneficiado es el Barcelona, que con poco juego sigue ganando y es líder con sus rivales capitalinos a diez puntos.

 

*Doctora en Derecho, con especialidad en Derecho Deportivo.