Cartagena de Indias de Museo a Ciudad Puerto


Por: Diego Armando Ramírez Hernández*

Transcurrían las invasiones bárbaras en la Europa del siglo V cuando una población romana que huía de los germanos se asentó en las zonas pantanosas de la desembocadura del río Po y fundaron una de las ciudades-estado más influyentes de la historia La Serenísima República de Venecia. Hoy Venecia no es más que un museo, que muestra la gloria de aquel pasado cuando dominaba el comercio internacional a través del mar Mediterráneo entre Europa y Asia desde el mar Adriático controlando de los sistemas logísticos de la época.

Al igual que Venecia, Cartagena de Indias es un gran museo de lo que alguna vez fue el centro de la actividad comercial internacional del Imperio Español con sus colonias en América. No obstante, también es un puerto que ha sido premiado el Mejor Puerto del Caribe en seis ocasiones, que está en el ranking de los mejores 100 puertos a nivel mundial y dentro los mejores 10 de América según la CEPAL y además, es la cuarta ciudad industrial del país con industria manufacturera y  petroquímica aportando el 6% de la producción nacional de acuerdo al documento “Cartagena entre el progreso industrial y el rezago social” publicado por el Banco de la República en 2015.

Con el aporte de los sectores turístico, portuario e industrial, Cartagena comparte características con ciudades como Hong Kong, Rotterdam, Singapur o Shanghái, las cuales, además cuentan con un desarrollo en logística y turismo superior, están en constante expansión urbanística y atraviesan permanentemente procesos de innovación tecnológica y en procesos logísticos y aduaneros. Si La Heroica comparte similitudes con las ciudades mencionadas ¿por qué es una de las urbes con mayores niveles de pobreza y desigualdad del país?

La respuesta es tiene su génesis en que estas son Ciudades Puerto que acuerdo a la Carta para el Desarrollo Sostenible de las Ciudades Portuarias de la Asociación Internacional de Puertos y Ciudades AVIP es: “la relación entre el desarrollo urbanístico de una ciudad, la actividad portuaria, la academia, el sector industrial, sostenibilidad y un gobierno transparente”, esta relación le permitió a ciudades con problemas urbanísticos, turísticos e industriales alcanzar un desarrollo sostenible, fue así como Boston, Bilbao y Barcelona, entre otras muchas ciudades lograron optimizar el uso de sus espacios territoriales que articulándolos con el puerto, permitieron la integración cultural y económica de toda la ciudad.

Para trascender de Museo a Ciudad Puerto, se debe integrar a la comunidad con el sector portuario e industrial, el turismo debe evolucionar convirtiendo los espacios portuarios en puntos turísticos más allá del terminal de cruceros. Por ejemplo, el Puerto de Rotterdam, tiene espacios para admirar el paisajismo que trae consigo la actividad portuaria. El Puerto de Long Beach integra a la comunidad a través de un programa llamado “Puerto Abierto”, allí muestra las actividades realizadas en él, interactuando no solo en el puerto, sino, también, en sus Redes Sociales con actividades en parques y espacios públicos de la ciudad.

Así mismo, la academia cartagenera debe aumentar su oferta en logística y negocios portuarios, logrando ser la fuente de la innovación en estos campos que integrados con innovaciones de otras áreas se alcanzará un desarrollo académico-investigativo interdisciplinar que tenga un profundo sentido social en cuanto a su aplicabilidad impactando en el emprendimiento en logística de la ciudad. Por ejemplo, la Universidad de Génova tiene programas como Ingeniería Marina, Arquitectura e Ingeniería Naval o Ph.D. en Economía y Administración Marítima y la Universidad de Liverpool el MBA en Transporte y Negocios Marítimos, esto sin dejar de lado los programas enfocados al turismo y al sector industrial.

La Amurallada, debe establecer un nuevo POT que estructurado entre el gobierno, el sector privado y la comunidad en general, busque la integración y el tránsito a Ciudad Puerto sin dejar de lado ningún sector de la sociedad, este plan debe contemplar el tráfico que genera el puerto, el impacto urbanístico y arquitectónico del mismo (Ciudades Puerto han desarrollado proyectos arquitectónicos inspirados en la maquinaría portuaria integrando la actividad portuaria al paisaje urbano), incluir todos los espacios y poblaciones del área metropolitana inclusive los corregimientos donde se podrían establecer Zonas Francas o Parques Industriales, fomentar la intermodalidad con el uso del transporte férreo y fluvial a través del Canal del Dique y el transporte acuático urbano público y privado de pasajeros mejorando la movilidad.

Pero uno de los mayores retos, es la consecución de todas estas metas de manera sostenible con un sector público transparente, Cartagena debe bajar los niveles de contaminación de la bahía, incentivar el cambio al transporte eléctrico automotor en el servicio público y en la flota particular, ejercer mayor control ambiental en las instalaciones portuarias y en las naves que arriban al puerto; a esto, se suma la seguridad ciudadana y su impacto en la seguridad portuaria e industrial y eliminar la corrupción que también hace parte de las características de una Ciudad Puerto.

Transitar de un museo a una Ciudad Puerto es un reto difícil, que requerirá un esfuerzo grande no solo del gobierno distrital, sino, también, de toda la sociedad, la academia y el sector privado pero que mejorará la calidad de vida de todos los cartageneros, asumamos el reto y convirtamos a Cartagena en este tipo de Ciudad Puerto.

*Administrador Marítimo y Fluvial